Provincia-Seguros-en-San-Justo

Cuando contamos con un vehículo asegurado, queremos tener certeza de que está protegido frente a la gran cantidad de amenazas que ponen en juego su valor. Pero al producirse un siniestro, pocos saben cuál es el valor del vehículo que se tendrá en cuenta. Las empresas de seguros manejan diferentes valores, entre los cuales podemos destacar el valor venal que es el valor de venta de la unidad al mismo momento en el cual se produce el accidente. Por otro lado, contamos con el valor de mercado que es el valor de compra de la unidad, en el mismo momento, y con el valor a nuevo, que es el precio de venta al público del vehículo, nuevo, y en el cual para un correcto cálculo se debe incluir los recargos, impuesto, tasas y todo otro gastos adicional necesario para poner el vehículo en circulación en la calle. Es por esto, que en este precio, solo se incluyen los accesorios que la unidad pudiera traer, instalados de fábrica, y no los que con posterioridad hay agregado el propietario, por más que los mismos hayan contado con un valor importante. 

Seguimos analizando sobre el valor que se tomará en cuenta de un vehículo, al momento de un accidente, y vemos que otra medida que las empresas consideran en el valor de afección que es el valor venal, más un porcentaje. En todos los casos, el pago de estos monto s sobrevienen ante una pérdida total de la unidad, lo cual sucede según nuestra póliza de seguros, pero es usual encontrar en nuestro país, la póliza del 80% que dice que cuando el valor de la reparación de la unida siniestrada es superior al 80% del precio de la misma, se procede al pago del valor de reposición del vehículo. El mismo, se toma, partiendo de algunos de los parámetros antes expuestos, los cuales dependerán de las condiciones a las cuales haya accedido al monto de la firma de la póliza, y luego de restar la franquicia, en el caso nuevamente, de que su contrato particular poseyera una. Con esto, tendremos el monto total del importe a percibir y este valor, puede satisfacer al solicitante o no, y dependiendo de si el accidente se produjo por su culpa o no, los pasos a seguir, puesto que a nuestra propia compañía de seguros, solo podremos reclamarle hasta el límite de las responsabilidades que la misma posea, lo cual está perfectamente delimitado por parte de la póliza de seguros, pero las compañías de terceros, no tienen este contrato específico con el reclamante. 

Como vemos, son varios los valores de un vehículo que se tendrán en cuenta al momento de un siniestro, motivo por el cual lo invitamos a revisar más detalle sobre estos servicios, con la ayuda de nuestro sitio, en el cual podemos encontrar  artículos como al cual lo remitimos para contar con más información sobre estas propuestas, y como acceder a la mejor cobertura.